Bibliothèque Aristotélicienne Universelle - Royaumes Renaissants

Site de la Grande Bibliothèque Aristotélicienne - Royaumes Renaissants
 
AccueilAccueil  FAQFAQ  RechercherRechercher  S'enregistrerS'enregistrer  MembresMembres  GroupesGroupes  Connexion  RomeRome  

Partagez | 
 

 El Libro de las Virtudes. Libro I-El Mito Aristotélico. Las 21 enseñanzas de Christós.

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Aller en bas 
AuteurMessage
Ignius
Stavkanoviste
Stavkanoviste
avatar

Masculin
Nombre de messages : 233
Age : 26
Profession : Vice-Prefect
Date d'inscription : 02/07/2011

Feuille de personnage
Intelligence:
100/100  (100/100)
Etat du Personnage: Actif

MessageSujet: El Libro de las Virtudes. Libro I-El Mito Aristotélico. Las 21 enseñanzas de Christós.   Ven 8 Juil 2011 - 1:54

Citation :


Las 21 Enseñanzas de Christos

Aquí están anotadas las frases de Christos el Sabio, enseñadas por Samoht y transmitidas de generación en generación hasta nosotros.

Enseñanza 1:
“No hay más nobleza que la del alma, y es necesario que seáis nobles de corazón. Pero sabed que incluso así, seréis vulnerables, ya que la nobleza es a menudo ofendida por la mezquindad.”

Enseñanza 2: Los discípulos dijeron a Christos : “¡Maestro, estos marginados no nos aportan nada, y Aristóteles nos previene contra aquellos que huyen de la ciudad!”
Christos les respondió: “¡Discípulos! Vivid para los demás en lugar de prestar atención a aquellos que viven para vosotros. Es la ciudad la que debe acoger a los marginados, no los marginados los que deben ayudar a la ciudad.”

Enseñanza 3: Los discípulos preguntaban a Christos: “Maestro, después de que el Altísimo escogiera a Aristóteles para instruirnos, ¿por qué te elige ahora para hacer lo mismo? ¿acaso el mensaje de Aristóteles no estaba completo?”
A lo que Christos respondió: “Amigos míos, el alma está compuesta de dos partes: la comprensión y el conocimiento. Aristóteles vino para aportaros la comprensión, yo he venido para aportaros el conocimiento. Entre Aristóteles y yo existe la misma diferencia que entre convencer y persuadir.”

Enseñanza 4: En ocasiones, leyendo las manifestaciones metafísicas de Aristóteles, los discípulos se desanimaban. Entonces preguntaron: “Maestro, ¿hay algún motivo para usar el raciocinio?” A lo que Christos respondió: “La fe proporciona la verdad. Pero para comprenderla, es necesario usar la razón.”

Enseñanza 5: Y Christos dijo: “La razón y el misticismo unidos permiten comprender a Dios, cada uno de ellos se encuentra dentro de cada uno de nosotros. Deberéis encontrar el camino hacia el Altísimo inspirándoos en la razón de Aristóteles y en mi misticismo.”

Enseñanza 6: Pero Christos nos ponía en guardia : “La razón sin la adhesión del corazón es como una concha sin vida. Lo esencial está en otro lugar y Dios está por encima de las diferencias entre las partes.”

Enseñanza 7: Christos dijo: “El amor que sentimos por nuestros padres no se parece a aquel que profesamos a nuestro consorte, ni a la amistad que ofrecemos a nuestros amigos. Este amor se encuentra sin duda entre ambos, hecho de uno y de otro. Es de este modo que debemos amar a Dios.”

Enseñanza 8: En ocasiones, los discípulos se atiborraban de los manjares que les servían sus anfitriones. Después languidecían sobre las camas que les ofrecían. Finalmente, al día siguiente, ellos servían a esos mismo anfitriones trabajando para ellos. Pero Christos se preguntaba: “Nosotros comemos para vivir, dormimos para vivir, trabajamos para vivir ... pero ¿para qué vivimos?”

Enseñanza 9: A veces Christos nos aconsejaba: “Si para vosotros la vida no tiene sentido, entonces buscad amar la vida más que a su sentido. No esperéis a morir para comprender que habéis pasado por la vida de puntillas. Recordad, nacemos no sólo para morir, nacemos para vivir.”

Enseñanza 10: Y en cuanto a la actitud frente a lo que concierne a la vida diaria, Christos recalcaba: “No esperéis nada de la vida. No como los hastiados, sino como aquellos que saben que cada instante de la vida es un magnífico regalo.”

Enseñanza 11: Y cuando preguntábamos a Christos como podíamos encontrar la felicidad, el profeta respondía: “La felicidad reside en las cosas sencillas, y no en los razonamientos complicados que son propios de las personas infelices. Cómo ser feliz cuando uno se interroga sobre los complejos misterios que Dios ha creado y que no alcanzaremos a comprender mientras no lleguemos al sol.”

Enseñanza 12: “La luz del sol disipara entonces nuestro temores, nuestras dudas, nuestras angustias, nuestras preguntas, nuestra penas y nuestras tristezas. Su calor nos aliviará de las incomodidades y del frío.”

Enseñanza 13: Sobre el amor, Christos acostumbraba a decir: “El amor es un hijo bohemio que nunca, nunca conoció reglas.” Un día, uno de sus discípulos, enamorado de una hermosa campesina, se vio rechazado por ella... entonces Christos le dijo: “El amor es un “hijo deseado” que nunca, nunca conoció reglas.”

Enseñanza 14: A los mercaderes que venía a contradecirle Christos les respondió: “Creed en Dios, ya que fuera de Dios y de la religión no existe la verdad, no existen los valores, no se encuentra sentido a nada, nada existe fuera de Dios. Y sin embargo su existencia es gratuita, así que, creed en Él y dejad de fastidiarme.”

Enseñanza 15: A los hombres que se peleaban, Christos les dijo: “Pero vais a amaros los unos a los otros, ¡en el nombre de Dios!”

Enseñanza 16: Cuando hablaba de la vida, Christos se exaltaba: “Densidad de densidades, todo es densidad.” O: “Un hombre vale más que todo lo que a hecho, ya sea bueno o malo”, o incluso: “Una vida no vale nada, nada, pero para mí cuando tengo entre mis manos asombradas la dos manitas de mi amigo, entonces yo digo ¡nada, nada vale una vida!”

Enseñanza 17: Ilegible

Enseñanza 18: A aquellos a los que el Altísimo parece inaccesible, incluso después de las manifestaciones de Aristóteles, Christos les decía: “Para aproximarse a Dios y a la comprensión del universo, el arte es para vosotros un medio más seguro que la razón o la filosofía. Imaginad un cuerpo en putrefacción, los intestinos supurantes, los ojos devorados por la carroña, la carne despedazada ... y decios que ese cuerpo ha sido capaz de amar, de pensar, de sentir, de hacer el amor, de llorar ... pero también de componer música, pintar frescos, escribir poemas ... capaz de realizar tantas obras de las que aún podemos disfrutar hoy.”

Enseñanza 19: Christos decía. “Si os preguntáis, ¿Quién soy? ¿de dónde vengo? ¿a dónde voy? Entonces podéis responderos a vosotros mismos: Yo soy yo, vengo de mi casa y a ella vuelvo.

Enseñanza 20: A menudo, manteniéndose como una cerilla, Christos nos confiaba: “En el corazón del reprimido reside a menudo nuestra coherencia.”

Enseñanza 21: “No os fiéis de las creencias descarriadas, amigos míos ... ya que los heréticos son como las hormigas, siempre vuelven.”


Traducción por Griko
Revisión por Silencioso
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur
 
El Libro de las Virtudes. Libro I-El Mito Aristotélico. Las 21 enseñanzas de Christós.
Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Revenir en haut 
Page 1 sur 1
 Sujets similaires
-
» In Libro Veritas
» [fantastique]Dark-Side (1er jet)
» Les éditions InLibroVeritas, vous connaissez?
» L'Album de famille
» bien le bonjour d'une vespa 53 du maine et loire

Permission de ce forum:Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Bibliothèque Aristotélicienne Universelle - Royaumes Renaissants :: Bibliothèque religieuse - La biblioteca religiosa :: Área lingüística hispanica :: Dogma castellano-
Sauter vers: